Noticias

TERESITA MARÍN

En la cerámica el proceso es largo y trabajoso: hacer la pasta, moldear o modelar, secar, bizcochar, esmaltar y hornear. “Esto es lo básico, porque es mucho más. En cada uno de estos pasos te juegas la pieza”, señala Teresita Marín. Además se refiere a lo “maravilloso” que es el proceso y la ansiedad que se siente cuando se llega al final.