Noticias

EL ETERNO APRENDIZAJE

Rodeada de viñas y mirando el valle se encuentra el taller de Francisca Gaete, en donde trabaja incansablemente en este oficio que siempre sorprende. Es la primera vez que participa en Pura Ceramica y lo hará con objetos utilitarios hechos en gres y en porcelana con distintos acabados. Francisca lleva 12 años en el oficio, admira al ceramista nacional Francisco Olivares por su dominio en el esmalte y a la turca-danesa Alev Ebüzziya Siesbye, “quien con sus líneas simples evoca el todo y el vacío al mismo tiempo”, señala.
Sus obras están inspiradas en cualquier civilización humana. “No me importa cual sea. Busco hablar de la cerámica desde la cerámica misma”. Para Francisca este material – con lo mínimo – dice mucho.

También enseña. Tiene 14 alumnas lo que para ella es fundamental. “Me ayudan a progresar en el oficio y me obligan a resolver problemas técnicos que pueden ocurrir en distintas etapas del proceso”. La cerámica es para ella un eterno aprendizaje, fruto de la experiencia y del fructífero “ensayo – error”.

@Frangaete_ceramicas